Publicaciones » Jóvenes Investigadores

Determinantes y consecuencias de la ingesta y el estatus de la vitamin B6, folato y B12 en adolescentes europeos.

Jóvenes Investigadores   |   1 de septiembre de 2017 Date   |  

Autor: Iris Iglesia Altaba.

Growth, Exercise, Nutrition and Development (GENUD) research group. Departamento de Fisiatría y Enfermería. Escuela de Ciencias de la Salud. Universidad de Zaragoza.

Fundación del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (IIS), Edificio CIBA, Zaragoza

En el año 2005, la red de Excelencia Excelencia EURopean RECcomendations Aligned (EURRECA) priorizó el folato y la vitamina B12 (entre otros micronutrientes) para establecer unas nuevas y estandarizadas recomendaciones dietéticas en Europa en poblaciones de riesgo, entre las que figuraban los adolescentes. Nuestro grupo de Investigación Growth, Exercise, NUtrition and Development (GENUD), como participante de esta red, fue encargado de revisar sistemáticamente la bibliografía existente sobre vitamina B12 para poblaciones jóvenes, y la falta de estudios de calidad suficientes, no nos permitieron el establecimiento de unos nuevos valores recomendados. Por estas razones, se desarrolló esta línea de investigación, pudiendo analizar los datos del estudio Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence (HELENA) realizado con adolescentes europeos. Folato y vitamina B12, participan, junto con la vitamina B6, como coenzimas en el metabolismo de donantes de carbono (metilación), por lo que se acabó incluyendo también la vitamina B6, junto con el folato y la vitamina B12, en su estudio en la muestra de adolescentes del proyecto HELENA.

Para la investigación, se consideraron 3,528 adolescentes participantes en el estudio HELENA, estudio transversal y multicéntrico realizado en 10 ciudades europeas. En él se evaluó un compendio de parámetros relacionados con la nutrición y los estilos de vida. Los objetivos se centraron en dar explicación a los principales determinantes de las ingestas y los biomarcadores de las citadas vitaminas, así como de buscar su relación con posibles consecuencias para la salud. 

Entre los determinantes socioeconómicos analizados, la educación y ocupación de los padres fueron los marcadores más consistentemente asociados con la ingesta y el estatus de las vitaminas analizadas.

Las ingestas de vitamina B6, folato y B12 estuvieron asociadas con la ingesta de sus principales fuentes alimentarias, mientras que sus correspondientes biomarcadores, lo estuvieron más con la ingesta dietética global. Una vez analizados los grupos de alimentos de una manera individualizada, se agruparon constituyendo patrones dietéticos que lograban explicar entre un 23.7% y un 34.2% de la variabilidad de la ingesta de las vitaminas, mientras para sus biomarcadores, el rango explicado fue más bajo, entre un 7.0 % y un 17.2 %.

Además, se observaron asociaciones entre los biomarcadores de folato y B12 principalmente y las concentraciones de ácidos grasos de cadena larga (AGCL), sobre todo con los de la serie ω3. Por el contrario, el índice pro-inflamatorio ω6/ω3, los niveles de grasas trans y la relación oleico/esteárico estuvieron negativamente asociados con los biomarcadores de estas vitaminas.

Finalmente, la vitamina B12 en plasma, estuvo asociada con el Índice de Masa Grasa y el índice de sensibilidad a la insulina (HOMA) en adolescentes europeos. Esta asociación, no pareció quedar explicada por las ingestas de vitamina B12, ya que no se observaron diferencias en la ingesta de B12 en relación al IMG o índice HOMA.

En conclusión, el gradiente de salud en base al nivel socioeconómico se confirma para las ingestas y los biomarcadores de folato y vitamina B12 en los adolescentes europeos. Además, las ingestas de las vitaminas B6, folato y B12, se ven determinadas por sus principales fuentes alimentarias tanto individualmente como cuando analizamos alimentos incluidos en los patrones alimentarios que explicaron la mayor variabilidad en estas vitaminas, mientras que los biomarcadores lo están más de la calidad global de la dieta. Se podría sugerir, que los adolescentes que ingieren alimentos de baja densidad nutricional, como por ejemplo los snacks, con una variedad de la dieta también baja, podrían ver comprometidos sus concentraciones de vitaminas B6, folato y B12, y ello, a su vez, influenciar otros indicadores para la salud como podrían serlo los ácidos grasos circulantes o la adiposidad y la resistencia a la insulina.

Filtrar búsqueda


Texto:

Categoría:
Subcategoría:

Buscar por fechas:
desde
hasta